Publicidad

La Seda evita ‘in extremis’ el concurso y seguirá conectada al respirador otro mes

La Seda seguirá conectada al respirador, al menos, hasta el 31 de marzo. Compañía y acreedores lograron un acuerdo de madrugada para aplazar el pago del préstamo sindicado -standsill-, en principio, un mes más, tiempo en el cual continuarán las negociaciones con las entidades encabezadas por el fondo estadounidense Anchorage, según se ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La compañía tenía hasta ayer a las 12 de la noche para lograr un acuerdo de refinanciación de su deuda que asciende a 235 millones de euros y evitar así el concurso de acreedores. Unas negociaciones que se encuentran en un callejón sin salida por el pulso que mantienen el primer accionista BA Vidrio y el principal acreedore, Anchorage.
Tras dos propuestas previas, el último plan a partir del cual tienen que limar asperezas, es la realizada por el grupo portugués, que plantea un reparto por el que el 20% del capital de la nueva compañía esté en manos de los accionistas, el 20% en poder de los acreedores y que el 60% restante proceda de una ampliación de capital de 40 millones de euros, una entrada de recursos propios garantizada por BA Vidrio para evitar que sea rechazada de nuevo por el consejo.
Para BA Vidrio, la solución pasa por dividir la deuda entre las dos áreas de negocio, de manera que la de envasado, a la que llaman tramo A, le corresponderían 125 millones, y a la petroquímica, tramo B, los restantes 110. A partir de este punto, ofrecen mantener el negocio rentable de pet-packaging, sanearlo y refinanciarlo, mientras proceden a vender el petroquímico, liberarse así de la deuda asociada y pagar a los bancos la parte posible con el dinero obtenido.
Tras el acuerdo obtenido, las acciones de la compañía suben hoy en bolsa un 2,5% hasta los 0,8 euros.
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *